La fitoterapia se basa en el uso de plantas, y minerales para poder tratar las diferentes patologías de los seres vivos.

Se pueden preparar y usar de diversas formas, desde infusiones, aceites esenciales para aplicación tópica, como ungüentos, o incluso como complemento en la alimentación.

La parte de la planta usada también varía: hojas, flores, tallos, raíces. E incluso, existen diferentes usos de la misma planta dependiendo de la parte usada de ella.

El uso de las plantas medicinales es tan antiguo como el hombre, fueron los primeros “medicamentos” que se usaron. También los animales las usan en su entorno natural ya que toman diferentes plantas cuando se sienten mal. El ejemplo que quizás todos conozcamos es el de los perros que comen hierba como purgante cuando se encuentran con molestias digestivas.