Reiki es una técnica energética que permite activar los procesos curativos naturales del cuerpo del paciente y restaurar el bienestar físico y emocional.

La palabra reiki es un vocablo japonés definido por dos términos: rei (universal) y ki (energía vital), por lo que podemos interpretar reiki como la energía vital universal.

Por medio del reiki canalizamos energía y ayudamos al paciente a poner en funcionamiento su sistema de defensas y a restablecer su salud.

El practicante actúa como canal transmisor permitiendo que reiki fluya a través de él y penetre en la persona, animal o planta que lo recibe.